lunes, 13 de marzo de 2017

El niño interior

-Háblanos del niño interior-, me pidió una de las señoras que asistió en Lorca a la presentación del libro. -¿El niño interior? Haz siempre aquello que te pida hacer. Si quiere saltar, pues saltas; si quiere gritar, pues gritas; si se quiere tumbar en el suelo, pues te tumbas en el suelo…-.



Y así fue como acabé en el suelo del salón con los pies en el aire, invitando a los demás a que hicieran lo que les diera la gana. Sin protocolos, sin vergüenza, libre, así es mi niño interior y estoy encantado de haberlo reconquistado…

No hay comentarios:

Publicar un comentario