martes, 16 de enero de 2018

Un millón de sueños que me mantienen despierto

Me desperté con una frase y por aquí la comparto: «¡Cuántas veces habré llorado sin saber que la vida me estaba haciendo un favor!» Gracias, vida, no me olvido de todo lo que sigues haciendo por mí. Haz conmigo lo que quieras…


Y sigo hablando de sueños, pues la banda sonora de la película “El gran Showman” me sigue inspirando. ¿Y si esas ideas locas que visitaron fugazmente mi mente y las rechacé por suponer que eran muy complicadas o imposibles se hicieran realidad? ¿Y si tras el paso del huracán “Karina” se empieza a gestar el proyecto? Un millón de sueños que me mantienen despierto…

lunes, 15 de enero de 2018

A devil less

Laugh at yourself, that's the success’ key. If you also dress the weekend with a movie that you see for the second time and it seems better than the first, it may seem insurmountable, but if you also witness a show with voices and drums, sounds that make you connect with I don't know what and they literally make you stand up from the seat, it could be the pump. Thus was my weekend with all those ingredients that made me leave the daily routine. And the best thing is when mirror people appear and make you connect with the humility and simplicity. The truth is that we don't pretend to change the world, but to heal ourselves, although in that way you are also helping the world to be a little better, because at least there will be a less devil. Let's keep releasing the demon that separates us from the happiness...


Un diablo menos

Reírse de uno mismo, esa es la clave del éxito. Si además aliñas el fin de semana con una película que ves por segunda vez y te parece mejor que la primera vez, puede parecer insuperable, pero si también presencias un espectáculo con voces y tambores, sonidos que te hacen conectar con no sé qué y que literalmente te hacen levantar del asiento, puede ser la bomba. Así fue mi fin de semana con todos esos ingredientes que me hicieron abandonar la rutina diaria. Y lo mejor es cuando aparecen espejos que te hacen conectar con la humildad y sencillez. La verdad es que no pretendemos cambiar el mundo, sino sanarnos a nosotros mismos, aunque de esa forma también estás ayudando a que el mundo sea un poquito mejor, pues por lo menos habrá un diablo menos. Sigamos soltando al demonio que nos separa de la felicidad…


viernes, 12 de enero de 2018

Reprimenda del síntoma

«¿Qué pasa contigo, idiota?», gritó el síntoma «¿Por qué me hablas así, síntoma?», se sorprendió ella. «Porque te he cogido mucho cariño, a ver si enfadándome reaccionas de una vez. Ya sabes por qué he venido, ¿a qué estás esperando?» «Es que no lo sé», dudó ella. «No te vale hacerte la tonta, ya lo sabes, te lo noto en tu mirada. Por fin has descubierto lo que debes hacer para sanar y quiero que sanes. ¿Ahora qué, no hablas? Te has quedado sin argumentos, ¿verdad? Tienes miedo, lo intuyo, pero sé que no me temes a mí, sino a los cambios que debes emprender para salir. Hazlo, te lo ruego, confía en mí, te empezarás a sentir bien y acabarás agradeciendo esta conversación tan surrealista que estamos teniendo. Normalmente no hablo como un humano, me limito a aparecer y expresar sin palabras, pero te quiero tanto que no puedo evitar hablarte a la cara, para ver si así me comprendes, por fin. Todo está en tus manos, esa es la puñetera verdad. Si lo haces, me iré muy feliz, lo conseguiste. Si no lo haces, deberé avanzar hacia ti. Las excusas ya no valen. Y claro, después la gente me echará la culpa de todo, se pondrán en contra de mí, me odiarán, maldita enfermedad, bla bla bla… Y me dará igual, soy inmune a las críticas de los que desconocen mi labor, simplemente hago mi función, que es ayudarte a descubrir tu verdadero potencial y vivir en libertad, pero me romperás el corazón. Los síntomas no sienten, eso dicen, pero yo sí sentiré una pena muy grande si al final decides partir sin haber comprendido el mensaje que te quise transmitir, aunque tú lo has comprendido pero no te atreves a cambiar. Serás la única responsable de tu destino. Era una chica tan buena… te recordarán. Pero yo prefiero que te recuerden como la valiente que abrió la caja de regalo y abrazó su oportunidad, siendo un ejemplo para los demás. Confío en ti, te amo.»


miércoles, 10 de enero de 2018

The sculptor of my own life

Oh, dear loneliness! Where are you? Come to me, I want to share with you, I want to be with myself, sculpt an eagle inviting me to fly, design a horse bringing me to the eternity, you and I, the same, together forever and ever. I arrived with you and I will leave this world with you. I'm not afraid of you as much as before. Every time I know more about myself. Living other people lives instead of my own one, I don't want that anymore; I prefer being the sculptor of my own life instead of the sculpture of others...


El escultor de mi propia vida

¡Oh, amada soledad! ¿Dónde estás? Ven, quiero relacionarme contigo, quiero estar conmigo, esculpir un águila que me invite a volar, diseñar un caballo que me lleve en volandas hacia la eternidad, tú y yo, lo mismo, juntos por siempre jamás. Llegué contigo y abandonaré este mundo contigo. ¡Ya no te temo tanto como lo hacía antes! Cada vez me conozco más. Vivir la vida de otros y no la mía propia, eso ya no lo quiero; prefiero ser el escultor de mi propia vida y no la escultura de otros… 


lunes, 8 de enero de 2018

The art of making others happy

These movies that don't finish when you leave the cinema, but you begin to talk about them and singing their songs, this is The Greatest Showman. Scenes that remain etched in the retina, characters you fall in love with, a script that thrills you... A million of dreams that keep you awake, the ambition that blinds our senses, start again from humility, be ourselves and not be ashamed of what we are. Lights, magic, dance, come alive...


And a sentence that I fell in love with and I could not help writing it for not forgetting it: "The most noble art is to make others happy."