martes, 21 de noviembre de 2017

I was the first to arrive...

Kilometer 7, when I least expected it, a sprain ankle in the right foot. Stop, the game is over! That was my inmediate reaction. I like running, but I don't need it, is for hobby. My memories were activated and I remembered  the sprain I suffered five years ago and how I acted against nature, resisting me and fighting with life. Now has been different, I realized I had to stop and although I would have loved to continue enjoying the race and reach the finish line, the priority was to heal…

And in the afternoon I discovered the message it wanted to convey me. My life has been changing so much, that I need time to digest everything that is happening to me. And even if I'm not aware of it, maybe I'm self-demanding: I'm not pretending to be a Superman, I have nothing to demostrate to others. I should dosify my excess enthusiasm and keep doing and enjoying the things that are reaching me, but giving me time to rest and celebrate what I am achieving before taking the next step. Life is not over...


Of course, I was the first to arrive... to the nursing room!! All an honor and a fondness for new experiences. And despite of the swelling and how serious it seemed, in the afternoon I ended up running. Life's miracles?

sábado, 18 de noviembre de 2017

Fui el primero en llegar...

Kilómetro 7 y cuando menos lo esperaba, un esguince de tobillo en el pie derecho. ¡Para, se acabó el juego! Esa fue mi reacción inmediata. Me gusta correr, pero no necesito correr. Mis memorias se activaron y recordé el esguince que sufrí cinco años atrás y cómo actué contra natura, resistiéndome y peleándome con la vida. Ahora no, estaba claro que tenía que parar y aunque me hubiera encantado seguir disfrutando de la carrera y llegar a la meta, la prioridad era sanar...

Y al rato descubrí el mensaje que me quiso transmitir. Mi vida ha cambiado tanto, que necesito tiempo para digerir todo lo que me está pasando. Y aunque no sea consciente de ello, puede que me esté autoexigiendo: no soy ni pretendo ser un super hombre, no tengo nada que demostrar. Dosificar mi exceso de entusiasmo y seguir haciendo y disfrutando de las cosas que me están llegando, pero dándome tiempo para reposar y celebrar lo conseguido antes de dar el siguiente paso. La vida no se acaba...


Eso sí, fui el primero en llegar... a la sala de enfermería. Todo un honor y un guiño a experimentar cosas por primera vez. Y a pesar de la hinchazón y de lo grave que parecía, por la tarde acabé corriendo. ¿Milagros de la vida?

 

viernes, 17 de noviembre de 2017

23 kilometers!

What happened on November 2016, the 18th? It was the first presentation of my book "When I embraced life", a celebration accompanied by all the hearts that joined mine to create an unforgettable night. A tribute to hope! The next day, I remember myself getting up, wanting to go out to take a breath. Where did I go? To Haría's village to meet some friends who were cheering the runners of the Haría Extreme. The atmosphere was spectacular...


Tomorrow, 18th November of 2017, if I am still alive, will participate in the Haría Extreme race. 23 kilometers! Who was going to tell me? I'm still surprised by what I'm doing and I love this feeling, without knowledgement about what I am able to do. Willing for everything that motivates me, a challenge to become more unlimited. Some people call me daring, other ones kamikaze... I prefer to call it enthusiasm… Tomorrow’s challenge will be running and today’s sleeping, because I’m feeling like a little child waiting for the arrival of the Wise Men... I want to enjoy, this is my motto, enjoy... 23 kilometers! From the 15 of my last race, to 23. Will I be able? And I will put into practice an advice I have been given: try to run without identifying with the one who is running. There is a path, not the one who walks...

¡23 kilómetros!

18 de noviembre del año pasado, ¿qué sucedió? Fue la primera presentación del libro, una celebración por todo lo alto acompañado de todos los corazones que se unieron al mío para hacer de esa noche inolvidable. ¡Un tributo a la esperanza! Recuerdo levantarme al día siguiente y tener ganas de salir a la calle, coger aire y despejarme. ¿A dónde fui? Al pueblo de Haría para encontrarme con unos amigos que estaban animando a los corredores de la Haría Extreme. El ambiente era espectacular…


Mañana, 18 de noviembre de 2017, si me levanto con vida, seré yo el que participe en la carrera de Haría Extreme. ¡23 kilómetros! ¿Quién me lo iba a decir? Me sigo sorprendiendo por lo que estoy haciendo y esa sensación me encanta, la de no saber de lo que seré capaz de hacer. Dispuesto a todo lo que me motive y que suponga un reto para sentirme más ilimitado. Algunos me llaman atrevido, otros kamikaze… Yo lo llamo entusiasmo… El reto de mañana será correr y el de esta noche dormir, pues me siento como un niño pequeño esperando la llegada de los Reyes Magos, que le cuesta dormir… Quiero disfrutar, ese es mi lema, disfrutar… ¡23 kilómetros! De 15 paso a 23… ¿Seré capaz? Y pondré en práctica un consejo que me han dado: tratar de correr sin identificarme con el que está corriendo. A fin de cuentas, existe el camino pero no el que camina…

jueves, 16 de noviembre de 2017

Stop the recording!

Cut! Stop the recording! Sometimes you would use these kind of expressions because it happens something in your life that you didn't expect. Maybe the scenery changes, a character disappears from the plot or another one appears and wobbles your interior. And you need time to understand what is life about. Cut! I need to understand, why is it happening in this way? The movie takes an unexpected turn and you begin to ask yourself if all of it is real or an illusion, because it shakes your ideas and beliefs, you lose everything or you receive more than you imagined...


Sometimes you understand everything on the fly and other times it’s turning harder, but what we should do is simply accept what is happening and see it as an opportunity, it is necessary in our path of learning and evolving. We must rest our emotions and lived experiences and then pressing the red button to continue with the recording, because the show must go on...

miércoles, 15 de noviembre de 2017

¡Paren la grabación!

¡Corten! ¡Paren la grabación! Hay momentos en que echarías mano de estas expresiones porque en tu vida sucede algo que no estaba previsto en el guión. Cambia el decorado, un personaje desaparece de la trama o viene otro que tambalea tu interior. Y es como si necesitaras tiempo para entender de qué va todo esto que llamamos vida. ¡Paren la grabación! Necesito comprensión, ¿por qué está ocurriendo esto? La película da un giro inesperado y empiezas a plantearte si todo esto es real o una ilusión, pues sacude tus ideas y creencias, lo pierdes todo o recibes lo que nunca imaginabas…


Unas veces lo comprendes al instante y otras veces te cuesta un poco más, pero lo que debemos hacer es simplemente aceptar lo que está pasando y verlo como una oportunidad, parte de nuestro aprendizaje para evolucionar. Asentar las emociones y experiencias vividas y pulsar el botón rojo para seguir con la grabación, pues el show debe continuar…

martes, 14 de noviembre de 2017

De la no vida a la VIDA

Ese es el titular que me dedicaron, de la no vida a la VIDA. VIDA en mayúsculas, porque he pasado de estar dormido a vivirla despierto, al menos con los ojos más abiertos. Y cuando leo artículos como el de mi amigo Arcadio, alguien a quien conocí en una de las presentaciones que he tenido la suerte de hacer, no puedo sino tener la tranquilidad de que la gente está recibiendo el mensaje tal y como lo quiero transmitir.



Hoy, 14 de noviembre, anuncio que el 14 de diciembre será la penúltima presentación del año, una presentación en la que será como volver al principio, pues me acompañará la maestra de ceremonias que me dio la mano mientras aquella primera vez atravesamos el pasillo del teatro abarrotado de gente. La Isleta, que dicen es el corazón de la ciudad de Las Palmas, será el escenario escogido. Yo soy distinto, ella también es distinta, ambos hemos crecido, pero el mensaje será el mismo y la experiencia es un grado. Intuyo que será una noche mágica y llena de esperanza…