jueves, 17 de agosto de 2017

Dice que estuvo muerto

Después de casi 60 días, por fin salió del hospital y ahora le espera una nueva oportunidad. ¿Será capaz de no caer en la tentación de los hábitos tóxicos y se conectará con la alegría que cada momento le pueda aportar? Yo quiero confiar…

Pero antes de salir del hospital se produjo una conversación entre mis padres en la que yo era un mero espectador sonriente. Y así fue como empezó el diálogo, porque mi padre me vio sonreír mientras lo miraba…

Padre: Ah, ¿te ríes? Si a ti te pasara lo mismo que yo…
Madre: Bueno, él también pasó por lo suyo.
Padre: Sí, pero no es lo mismo.
Madre: Quizás lo de él fue peor.
Padre: No, yo estuve muerto.

Y con esa última afirmación de mi padre no pude sino reírme una vez más, además de sentir curiosidad por lo que pudo experimentar, pero no se acordaba de nada. El hombre presumía de haber estado “muerto”. Era una especie de “lo mío es peor que lo tuyo”, un “yo más que tú”. El victimismo se apoderaba una vez más de él, sintiendo un miedo extraño cada vez que tenía una mínima posibilidad de salir del hospital. Y así se lo transmití, que tenía miedo. Esas cuatro paredes se habían convertido en su “zona de confort”, pues aunque una parte de él quería salir de allí, la otra sabía que fuera del hospital tendría que tomar las riendas de su vida y empezar a emprender acciones, asumiendo toda la responsabilidad. Y sí, quiero confiar en que aprovechará esta segunda oportunidad…


Y a propósito de muertes, ya sé quién es el que morirá en agosto. Cosas mías que algún día contaré, jeje!

miércoles, 16 de agosto de 2017

Un golpe sobre la mesa

Fue necesario, dar un golpe sobre la mesa y marcar límites, reclamando el valor que merezco. Si yo no sé el valor que tengo, difícilmente lo puedo trasladar a los demás, pero si lo tengo claro lo puedo comunicar con asertividad. Y aunque el mundo entero caiga desplomado en el suelo, si la acción que emprendo me aporta paz y no me comprime el pecho, que se caiga el mundo entero, pero eso es lo que seguiré haciendo, actuando con coherencia. Al menos lo intento...


Y después del golpe certero, todo irá fluyendo...

jueves, 10 de agosto de 2017

La prioridad más absoluta

Ver la cara de mi padre sonriendo tras haberse duchado, después de más de una semana sin moverse de una cama. Esos pequeños detalles que rara vez agradecemos y que tanto los echamos en falta cuando nos vemos incapacitados. Hoy ha tenido la fortuna de ser consciente de ellos, hoy se ha podido mover, ha podido sentir el frescor del agua sobre su piel, ha podido agradecer, incluso se ha vestido de paciencia. Pronto saldrá del hospital, pero cuando tenga que ser, será...


Me apetecía escribir y no sabía qué escribir, pero observar esa sonrisa que adornaba la cara de mi padre me ha recordado que la salud es lo más importante, la prioridad más absoluta. Y por eso escribo, para recordarme y agradecer que puedo ver, que puedo oler, que puedo comer, saltar, caminar, llorar. Puedo escribir y no me quiero olvidar jamás de que la vida es sentir...

miércoles, 9 de agosto de 2017

La paciencia

-Ten cuidado con lo que pides-, me dijeron. Y es que pedí paciencia y la vida me regala situaciones para ser paciente, nada menos que un atasco a medianoche en medio de la autopista. Aunque la compañía fue inmejorable...


A parte de ser la madre de todas las ciencias, Joyce Meyer dice que "la paciencia no es simplemente la capacidad de esperar - es cómo nos comportamos mientras esperamos -". Y otra frase que he encontrado es que "la paciencia es el arte de la esperanza", de Luc de Clapiers. Esperanza de que el libro en inglés estará listo a tiempo y confianza en que todo, absolutamente todo, saldrá adelante. Y si no, me acojo a mi frase estrella: "Al final todo sale bien, y si no ha salido bien, es que todavía no es el final".

lunes, 7 de agosto de 2017

Antibiótico

Nunca me había planteado qué significa la palabra antibiótico. Según su etimología nos dice que proviene del griego αντί, que significa el prefijo “anti o en contra” y βιοτικός, que significa “dado a la vida o con la vida”. Curioso, ¿no? 


Y por aquí una alternativa: ¿Cómo me sentiría en este momento si me olvidara de mí y de mi historia?

sábado, 5 de agosto de 2017

Mi padre está...

Las preguntas que más me formulan últimamente son: ¿Cómo está tu padre? ¿Está tu padre mal? Y observo y compadezco a mi madre y mi hermana, que agotadas no paran de coger sus teléfonos y recitar todo el diagnóstico médico. Aunque agradezco la atención, muchas veces me entra una pereza total y no me dan ganas de contestar, pues si algo me han enseñado es a salir de círculos negativos y no entrar en el juego de crear drama y sufrimiento. Mi padre está... Punto, no voy a decir más, ni bien ni mal, porque en cierta manera lo estoy viviendo de una forma neutra y no lo estoy viendo ni bien ni mal. ¿Se va a morir mi padre? Sí, algún día, y tú también, que me estás leyendo, no vayas a creerte que tienes el don de la immortalidad. Todos vamos a dejar este mundo algún día, incluso este que está escribiendo.

O sí, voy a eliminar los puntos suspensivos y me lanzaré a decir que mi padre está vivo, lleno de vida, pues así lo siento. Solo debe confiar en su fortaleza y emprender una nueva etapa llena de cambios. ¿Ahora bien, estará dispuesto a aceptar los cambios y vivirlos con entusiasmo? Se necesitan buenas dosis de valentía y solo puedes proponer, pero no imponer. Si así lo decide, seguiré estando pendiente de él, al otro lado del puente, para animarlo a cruzar y que venza sus miedos...


Y otra cosa más que me apetece compartirles es la relación tan sana que tengo. Mirarlo a los ojos y verme por dentro... Sin secretos...

viernes, 4 de agosto de 2017

Marcar límites

Ayer me recordaron la cara que puse la primera vez que escuché a alguien decir que este mundo no era real. La boca casi me llega al suelo y los ojos se me abrieron de par en par, mirando atentamente a aquel que lo estaba contando. Risa de incredulidad, pero una parte de mí quería saber más, quería mirar más allá...


Sentirse ilimitado, pero marcar límites. Parecen contradictorias, pero se pueden complementar perfectamente, pues es necesario establecer límites sobre todo en las relaciones que estableces en este mundo. En esas estoy, cada día se aprende...

miércoles, 2 de agosto de 2017

Colapso

Antes las cogía al vuelo y las engullía, da igual del tipo que fueran. Me revolcaba con ellas como si no hubiera un mañana y aspiraba su aroma hasta repugnarme. Me embadurnaba con la ira, rabia, tristeza o angustia hasta intoxicarme y exhalar mi último aliento. Y al día siguiente más de lo mismo...


Estos días de colapso he querido jugar con ellas, tener las ganas de expresarlas pero no creérmelas. He soltado la ira, la rabia, el enfado, la desconfianza... Todas han desfilado de dentro hacia fuera, me he vaciado, está siendo sano y necesario. Antes las tragaba y ahora las escupo, no me quedo con nada dentro... He tenido ganas de decir "¡qué mierda!" y he gritado "¡qué mierda!" a los cuatro vientos. Y me he reído al observarlo. Incluso he tenido ganas de dar una torta, una torta virtual, como yo las llamo, pero al final la vida se ha adelantado. Mi hermanita gemela me dijo hace unos días que venimos a este mundo a vivir y a sentir las emociones, del tipo que sean, y aquí estoy con los brazos abiertos sintiendo...

lunes, 31 de julio de 2017

El refranero español

En Gran Canaria utilicé el famoso "más vale malo conocido que bueno por conocer" para hacer hincapié en las creencias tan limitantes que hemos adoptado gracias al refranero español. Por miedo al cambio, preferimos permanecer en una situación incómoda y llena de sufrimiento que abrirnos a la aventura de descubrir algo nuevo...


Pues hoy me ha venido a la memoria otro refrán: más vale pájaro en mano que cientos volando, lo que nos anima a conformarnos con lo seguro, de nuevo una creencia limitante para no arriesgarnos. Pues yo prefiero el pájaro en mano si tengo la certeza de que es lo que quiero, pero en caso contrario, prefiero adentrarme en la caza aún a riesgo de quedarme sin pájaro.

¿Qué otro refrán se les ocurre?

 

domingo, 30 de julio de 2017

En frascos pequeños

Una señora diminuta, me da que no llegaba al metro y medio, me abordó por el pasillo y empezamos a charlar. -Aquí estoy haciendo gimnasia-, me grito a lo lejos. ¿Y qué ejercicios tiene que hacer, señora?-, le pregunté sonriendo. -Caminar-, me dijo señalando el pasillo. ¿Y por qué está aquí?-, le volví a preguntar. -Porque me tienen que operar del corazón-. -¿Y qué pasa, que ha perdido la alegría de vivir?- le pregunté mientras acercaba mi dedo índice a su corazón-. -Es que yo soy muy pesimista-, me dijo. -Pues ya sabe lo que tiene que hacer, ser más optimista-, le di la vuelta a la tortilla. -Eso va en el tamaño-, me volvió a decir. -¿Cómo que en el tamaño? Bueno, ya sabe que los perfumes buenos siempre van en frascos pequeños-, le contesté. -Y el veneno también-, me la devolvió mientras sacaba su sonrisa pícara. -Bueno, en ese caso tiene dos opciones, o hablar destilando veneno o hablar con el corazón-, y le sonreí mientras me alejaba...

 

sábado, 29 de julio de 2017

¿Y si la clave es volver a ser niño?

En cierto modo, el viaje está siendo un retorno a mi infancia. Eso de procurar llegar a horas tempranas y llamar a tu madre para que te abran la puerta no lo hacía desde los diez o doce años, pero ayer lo tuve que volver a hacer y me hizo gracia. Pero además de eso, con los viajes también hay posibilidades de conocer gente inesperada y hablar de experiencias pasadas, transmitiendo un mensaje de esperanza. Siempre que surgen oportunidades las aprovecho para compartir y recordarme que la clave de todo es volver a ser el niño que fuimos y que hemos enterrado tras toneladas de lucha y seriedad. Nos olvidamos de sonreír y la clave de todo es no tomarnos este mundo tan en serio. ¿Y si fuera todo un sueño? Días como hoy me hacen vibrar de agradecimiento y me contoneo como un pavo real en libertad...



viernes, 28 de julio de 2017

Para sentirlo hay que vivirlo

No entraba en mis planes viajar en julio, pero parece que la vida quiere que siga cogiendo un avión, al menos una vez al mes. Además, en esta ocasión lo hice en compañía de "Titiyé", como le decimos cariñosamente los de la familia a mi tía Maribel. Con ella la risa está garantizada y la frase de "aquello a lo que te resistes, persiste" nos vino de perlas. Si la mujer se agobia cada vez que alguien habla de enfermedades, no hicimos otra cosa que atraer a personas que constantemente estaban hablando de pruebas médicas y hospitales. La frase es un acierto y no falla...


Y al salir del avión me fijé en el tatuaje en la nuca del que iba delante y que rezaba: para sentirlo hay que vivirlo. Pues sí, la experiencia es lo más importante. Y cada vez que la vida me lo recuerda me viene a la mente Tenerife y lo que tengo pendiente de hacer porque quiero saber lo que se siente. No me he olvidado...

martes, 25 de julio de 2017

Premonición

Ya lo he dicho muchas veces, que lo bueno de grabar es que puedes rebobinar y ver otra vez lo que te interesa. Y este es un extracto de la película Premonición (Afterwards)«Me estás preguntando a dónde nos vamos cuando morimos. Nathan, saber si hay otra vida no es lo que importa. Lo que importa es estar vivo antes de morir; hoy, ahora, completamente vivo. El milagro de la vida está en el aquí y el ahora. Nos damos cuenta demasiado tarde...»


lunes, 24 de julio de 2017

Al otro lado del teléfono

Estaba al otro lado del teléfono, pero escuchar su grito rotundo de «¡Allá vooooy!» hizo que mi corazón palpitara de emoción porque también quería sentir lo que ella estaba viviendo. En cierta manera, ese grito era una invitación para que también hiciera lo mismo y encontrara la diversión en el atrevimiento: lanzarme a lo desconocido.


Sin estar presente, me la estaba imaginando al borde de un precipicio, cerrando los ojos y saltando, notando en su voz su alegría y miedos entremezclados. Y cuando traspasé la barrera imaginaria del teléfono, llegué corriendo al lugar de la escena y me encontré con un acantilado, aunque no podía ver nada más porque un manto de bruma espesa todo lo tapaba. «Cuanto más grande, más altura, y a más altura, más miedo, y a más miedo, más emoción». Era como si reprodujera los pensamientos de la niña antes de armarse de valor y saltar, porque algo en su interior, más allá de la razón, se lo proponía y ella finalmente obedecía. ¡Pero qué ganas! ¡Sentía unas ganas inmensas de experimentar el salto sin saber lo que me esperaría. Un susurro me animaba y una certeza también me acompañaba. Sin lugar a dudas, allí abajo estaría ella esperándome para cogerme de la mano y jugar como dos niños enamorados, de lo desconocido, de la vida, de la libertad más infinita…


sábado, 22 de julio de 2017

Pin, pan, pun, bocadillo de atún

No es que me haya comido un bocadillo de atún ni muchísimo menos, sino que esta frase es la única que apunté durante el curso de formación que estamos teniendo: pin, pan, pun, bocadillo de atún. Le salió espontáneamente a una de las formadoras y la verdad es que desde entonces la estoy utilizando muchísimo porque es enérgica y una expresión con mucha fuerza, además de simpática. Pin, pan, pun es lo que necesito para optimizar el tiempo y resolver con efectividad en estos momentos de cambio y observarme también cómo era y cómo soy en cuanto al trabajo. Estoy aprendiendo a separar mi vida del trabajo, a dosificar mi energía y priorizar, pero mientras estoy disfrutando porque el cambio ha traído un aire fresco que me esta motivando...
 


Y parece que la frase "estate en el mundo, pero no seas del mundo" también me viene como anillo al dedo. La creencia de que a veces tienes que enfadarte y ponerte serio para que te hagan caso, pero es que no me sale por más que lo intente. ¿No será mejor hablar con asertividad desde el corazón y seguir tu camino en paz? Esa es mi opción...

miércoles, 19 de julio de 2017

El latido del corazón

Así es, la vida misma pronunciándose. Latidos que suben y bajan haciendo el camino más emocionante. Un trayecto plano sería una muerte anunciada. Latidos que saltan y se agachan, que juegan en el aire. Eso es, la vida te hace sentir que estás vivo, que aún faltan páginas en blanco y tinta para escribir, que las relaciones pueden ser fértiles y renacer, aunque tú no seas lo mismo, o que las relaciones ya son infértiles y cambias de sentido. Siento, historias que me inspiran, que me hacen cerrar los ojos y sentir el latido del corazón que se aleja y se acerca, que dibuja formas y colorea. Eso es vivir y sigo dando gracias por vivir…


lunes, 17 de julio de 2017

La conquista del miedo

Salir de la rutina es necesario, incluso para hacer cosas que ya has realizado en alguna que otra ocasión, pero que te motivan. Aunque esta vez fue diferente, porque mi labor fue acompañar a alguien a hacer la travesía y fumigar sus miedos, que en el fondo son mis propios miedos. A fin de cuentas, todos somos uno…


Es fácil ser valientes desde lejos, pero en esta ocasión teníamos que ser valientes de verdad porque el mar estaba justo en frente, a poquísimos metros. El valor no es la ausencia del miedo sino la conquista de este, así que había que liberar al corazón de su prisión. Y qué maravilloso es llegar a la meta y contribuir a que alguien se sienta mejor…


domingo, 16 de julio de 2017

Quiero tu fuego, quiero tu ira

Descalzo, con la cabeza sobre las zapatillas, la espalda contra el cristal y las gafas quitadas. Estaba cansado y si algo le han enseñado es a escuchar su cuerpo y cumplir sus deseos. Cerrar los ojos y sentir el contacto del suelo. Aunque la vergüenza casi se apodera de él porque las pocas personas que transitaban por el largo pasillo lo miraban desde lejos, imaginándose quizás si estaba loco o fatigado, o las dos cosas a la vez. Pero ni una ni otra. Le apetecía parar unos minutos, observar la situación que le rodeaba y recargarse para la función que debe desempeñar...


Y el texto que llegó instantes después lo sintió como un bello reflejo: QUIERO TU IRA. QUIERO TU FUEG0. No seas espiritual conmigo, amor mío. ¡Sé honesto, mejor! Enójate conmigo. Dime cómo te sientes en realidad. Dime lo molesto que estás. Grita. O llora. Muestra tu vulnerabilidad. Expresa lo que hay en tu corazón. Blasfema, arma todo un lío. No me importa. Podemos limpiar más tarde. Solo quiero conocerte. Ahora. No esperes hasta dar con las palabras perfectas. No esperes hasta que tu precioso fuego se haya apagado. O hasta que tus lágrimas se hayan secado. No hay vergüenza en ser un desastre. La ira no es "poco espiritual". Es belleza, es poder. Quiero ser contigo más allá de la máscara. Más allá del niño lindo, de la niña buena. Del estudiante espiritual bien entrenado. Del experto. Del calmado. De aquel a quien nunca se le permitió levantar la voz.¡Quiero sentir tus malditas llamas! ¡Quiero sentir tu verdad! ¡Tu pasión! ¡Lo que necesitas! ¡Lo que deseas! ¡Tus anhelos no correspondidos! ¡Tus esperanzas frustradas! Solo deja que la vida hable a través de ti. Ahora. Yo me haré responsable de mi propio dolor. Por favor, prefiero recibir tu ira con toda su pureza ahora, que años de historias, culpas, resentimiento y agresividad pasiva. Suelta toda esa mierda espiritual. Solo dime cómo eché todo a perder. Saca todo a la luz. No te insultaré. Y podemos continuar desde allí. (Jeff Foster).

martes, 11 de julio de 2017

A seguir jugando...

Una frase que me dio mucha risa y por eso la comparto: «Paso firme, espalda recta y mirada al frente. Que no se note que no tenemos ni puta idea de a dónde vamos». En muchas ocasiones me he sentido así y ha sido divertido experimentarlo, pero en otras todo lo contrario. Cuando te has quitado la venda de los ojos empiezas a divisar y observar las cosas con mayor conciencia y claridad. Si no sabes lo que quieres, al menos saber lo que no quieres ya es el primer y más importante paso. Maestro infinito que me ha tocado. ¿Y qué hacer ahora? A seguir jugando...


lunes, 10 de julio de 2017

La llave

Día frío y nublado, pero allí estaba corriendo mientras miraba al macizo que, como siempre, me estaba cobijando. Famara, no podía elegir un mejor escenario, y aunque de primeras no lo supe ver me volvió a ofrecer un gran regalo: mostrarme todo aquello que no quiero ser. La llave que me faltaba cerró definitivamente la puerta del pasado…


Y después, ya en otro rincón de la isla, salió el sol y no pude sino volver a  decir «Gracias cáncer». La enfermedad me ofreció la llave para descubrir los hábitos de infelicidad y abrir la puerta al cambio…

viernes, 7 de julio de 2017

Más unidos que nunca

Me recosté a su lado en un hueco de la cama, lo miraba con ternura y le tocaba el corazón que latía con esfuerzo. Y al salir del hospital sentí que nunca había estado tan unido a él como en ese momento. Y di las gracias por el regalo, por sentirnos tan cercanos sin hablarnos. Me monté en la barca y empecé a navegar en medio del sufrimiento que otros alimentaban. -¿Qué opinas?-, me decían. Y yo no sabía qué responder, si lo que yo sentía o lo que ellos querían. Por eso permanecía en silencio o me brotaba la risa, muchas veces incomprendida. No sé lo que pasará, no soy adivino, pero esto es una gran oportunidad para regalar mi presencia y vivirlo desde la paz…


miércoles, 5 de julio de 2017

No te puedo atender

Me acordaba de la frase, pero no de las circunstancias en las que estaba cuando se me ocurrió lanzarla al aire, de forma espontánea. De todas formas y a pesar de la risa, lo importante es la frase: «En este momento no te puedo atender». Si te llama un pensamiento le podrás decir, con mucha educación y buen sentido del humor, que estás ocupado y no lo puedes atender. Incluso le puedes pedir que te llame más tarde si así lo desea, pero ahora mismo no lo puedes atender porque estás viviendo en el presente…


martes, 4 de julio de 2017

Llorar no es de débiles

Esta frase me encanta: «Llorar no es de débiles. Nacimos llorando porque llorar es aspirar aire fresco, botar lo que nos duele y seguir hacia adelante».


¿Será por eso que me encanta llorar y ver a otros llorar? Se me ensancha el alma...

lunes, 3 de julio de 2017

Sin subidas ni bajadas...

Sí, lo he dicho muchas veces, hacer algo por primera vez es algo que me encanta, pero la sensación de hacer una carrera sin tener ni idea del recorrido, también me encanta. No espero nada y me lo espero todo, así que conforme avanzaba me sorprendía con las subidas y bajadas, pues hubo unas cuantas aunque no tan pronunciadas. Un viento demoledor en contra, sobre todo cuando bajaba por la montaña, pero aún así no fue motivo suficiente para dejar de hacerla. Mi saboteador interno sabe que necesita otros argumentos si quiere que desista del intento. Y esa es la clave, intentarlo aunque fracases y no quedarte con las ganas… Presencia, mucha presencia para no tropezar y subidas y bajadas que me inyectaban de fortaleza y confianza. De menos a más, sin prisa pero sin pausa. Además, como ya he comentado alguna que otra vez, sin subidas ni bajadas la vida se apaga… Otro pasito más para hacer realidad el gran reto de la temporada…


viernes, 30 de junio de 2017

Confío...

Como un niño que busca la mano de la vida, hoy solo quiero decir CONFÍO… Haz conmigo lo que quieras, pues en ti confío… Un aprendiz que quiere seguir descubriendo lo que le separa de la total libertad, pues a ella aspiro…


miércoles, 28 de junio de 2017

Mi "vocecita"

En el techo hay unas cuantas ventanas, así que cuando nado de espaldas puedo ver el cielo y las nubes pasar, recordando así el símil que hacemos en meditación: el cielo representa la mente y las nubes son los pensamientos que van y vienen, por lo que simplemente hay que observarlas y dejarlas pasar, sin pelearte con ellas. Ayer no había nubes, estaba el cielo totalmente blanco, pues no se veía nada. Entonces me dije: «Hoy no hay nubes, así que no hay pensamientos». Hasta que caí en la cuenta de que la “vocecita” esa que me indicaba que no había pensamientos ya era en sí misma un pensamiento. Si no hubiera pensamientos, se daría el silencio. Pero es tan mona esa “vocecita” que casi siempre me acompaña, que la abrazo y cobijo mientras sigo nadando. Y ahora que estoy escribiendo, la “vocecita” me está recordando que si el cielo estaba totalmente blanco es porque había demasiados pensamientos, pues en caso contrario predominaría el color azul del cielo. Es que mi “vocecita” o “my little voice”, como estoy llamándola desde el domingo que regresé de Gran Canaria, es la caña, siempre interpretando. Pero la amo…


martes, 27 de junio de 2017

¿Y si los árboles hablaran?

Me desvelé y empecé a ver la película E.T., el extratrrestre y entonces nada me pareció tan imposible. ¿Por qué no? ¿Y si apareciera un extraterrestre que hable? ¿Y si se le iluminara el corazón cada vez que siente? ¿Y si pudiera hacer que las bicicletas vuelen?


No me creo nada pero no descarto nada. ¿Y si los árboles hablaran? Tal vez no se expresen con palabras, pero si le preguntas a uno de ellos lo que debes hacer y nada más terminar de abrazarlo abres los ojos y ves una sonrisa junto a su tronco, ¿no será que te está invitando a sonreír? Alguien había olvidado lo que era sonreír porque estaba distraído con el drama, pero el árbol se lo recordaba…

lunes, 26 de junio de 2017

Bailé con la vida...

Lo falso cae rendido en el suelo y lo auténtico empieza a brotar desde dentro; lo que creo que soy desaparece y aquello que realmente soy comienza a jugar con mi cuerpo; el velo que ocultaba la belleza y me impedía ver más allá se deshace por el vaivén de los movimientos y la oscuridad deja paso a la luz que brilla con intensidad; la vida toma el timón de mi corazón y me empieza a llevar por donde me quiera llevar. Bailé con la vida…


viernes, 23 de junio de 2017

La tarta de la abuela

Mientras escribo el título de la entrada me pregunto por qué le han puesto ese nombre, porque mis abuelas, que yo recuerde, nunca la hicieron. El caso es que esta tarta me enamora, sobre todo cuando la tomo en un lugar que, según palabras de alguien que no quiero nombrar porque se sonroja: «es un sitio donde van cuatro locos como tú, dejan entrar a los perros y comen no sé qué…» Pues uno de esos “no sé qué” es la tarta de la abuela. Y como estoy acostumbrado a pedir el menú sin saber lo que hay, para sorprenderme con lo que llegue a la mesa, cuando veo el postre empiezo a salivar y me lo como en un “plis plas”, o como se diga. Cierro los ojos y con cada cucharada me elevo al cielo, abro los ojos y me deleito viendo su relleno, que nunca es igual aunque el resultado final siempre es genial, vuelvo a cerrar los ojos y me imagino otra vez en el séptimo cielo… y así hasta que se acaba y solo queda limpiar el plato con la cuchara, incluso a veces confieso que lo he limpiado con la lengua como si de un niño chico se tratara. Los que me conocen saben que últimamente evito lo dulce, pero siempre hay una excepción que rompe la regla y esta tarta lo merece…


Y todo esto para decir lo importante que es no tener expectativas, porque a veces me ha pasado que he ido con la intención de comer la tarta, porque solían hacerla los viernes, y me he llevado la gran decepción de la temporada. Ayer al contrario, un jueves y apareció inesperadamente la sorpresa de la tarta. Y esta frase me encanta: «Tú no me has hecho nada, me lo he hecho a mí mismo con mis expectativas».

miércoles, 21 de junio de 2017

Me resisto o me dejo llevar...

Los miraba a través de la ventana y desde la distancia me parecían tan pequeños y ligeros que me daba la sensación de que los podía coger con la mano y dirigir el tráfico. Los coches eran de distintas formas y colores, blancos, rojos, negros y algunos de un color gris metalizado, pero yo era el único que los guiaba, jugando como un niño con los elementos que aparecían en el sueño...


Y después me imaginé en la otra posición, dentro de un vehículo con las manos al volante, creyendo controlar la situación y trazando la ruta planificada, hasta que me hice la pregunta de si realmente era yo el que decidía ir para allá o para acá o era ese niño que jugaba con su mirada a través de la ventana. Pobre iluso el conductor que cree saber a dónde va... Me resisto o me dejo llevar...

viernes, 16 de junio de 2017

Si hay moscas hay mierda

A veces el olor es tan nauseabundo que no se puede aguantar y en otras ocasiones no se percibe tanto, pero lo cierto es que si hay moscas hay mierda, esa es la realidad. Ahora bien, ¿cómo debemos actuar? Lo que solemos hacer es eliminar a los insectos con los métodos que sean y coger un ambientador para disipar el mal olor, pero si las moscas representan el síntoma y la mierda la causa, ¿por qué en lugar de luchar contra ellas no detectamos el foco que las atrae y limpiamos la zona? Pues sin mierda a la vista las moscas se van…


jueves, 15 de junio de 2017

La banda sonora

De películas sí, pero nunca había escuchado que un libro tuviera una banda sonora. Pues el que escribió un tal Ibán sí la tiene y por eso la quiero compartir. Una composición inédita que según palabras textuales de la propia autora, «nació de mí, sintiéndote a ti»


Además, la tituló "Un canto a la esperanza" y lo que quiere transmitir con la pieza musical es «Un nuevo día que, de repente, se trunca con la inesperada noticia de un diagnóstico, pero que hay que seguir adelante a pesar de la adversidad porque siempre queda ese hilo de esperanza. Hasta que llega el momento de introspección, añadiendo dos elementos nuevos como son el tambor, que simboliza el sonido del corazón, y los crótalos, que simbolizan al terapeuta que le dio las pautas necesarias para que la comprensión y la magia llegaran. Y por último la liberación y sanación, dando paso a ese estallido final donde brota ese canto a la esperanza».

Tal y como dijo mi amiga Karina, mi deseo se hizo realidad. Pues que así siga sucediendo...

miércoles, 14 de junio de 2017

De la A a la Z

De la A de Andalucía paso a la B de Badajoz y luego a la C de Cáceres, para después refrescarme en la D del Río Duero y seguir recorriendo la E de España hasta atravesar la frontera y llegar a la F de Francia. Paso a paso, eso es lo que me enseñaron. Y mientras disfruto de la cultura francesa, con paso firme atravieso el país y llego a la G de la ciudad belga de Gante. Pero como soy novelero no me detengo y voy hasta la siguiente letra, la H de la ciudad holandesa de Haarlem, muy cerca de Amsterdam. Paso a paso, sin prisas por llegar al final pero sin pausas, tal y como me enseñaron, sin pretender llegar a la J de Japón sin pasar primero por la I de Indonesia. Y así hasta llegar a la Z de Zambia, sin saltarme ninguna letra porque todas son necesarias. A priori decido yo qué lugares visitar, pero ¿realmente está en mis manos? La clave para que suceda la magia está en dejarme llevar y confiar. Confío en cada letra, cada pueblo, cada ciudad...y solo le pido a la vida más habilidades para aprender por el camino y disfrutar de lo que está por llegar...


lunes, 12 de junio de 2017

Ahora sí

«Ahora sí», esa fue la sensación que tuve. El viernes pude contar la experiencia y transmitir el mensaje sin necesidad de vaciarme, pero sin perder un ápice de intensidad. Estaba compartiendo la historia de un tal Ibán…

Y desde el avión pude despedirme de esa isla que cada vez que vengo me enamora más. El cielo estaba tan despejado que se podía ver el Teide y toda la costa norte de Tenerife. También pude divisar La Orotava y por unos segundos cerré los ojos para volver a reencontrarme con los amigos que hacía unas horas había dejado en la caldera celebrando un cumpleaños. ¿Habrían encontrado al cumpleañero? Lo mismo da… Con la sensación de tener amigos que me animan a hacer locuras. Cuando nos reencontramos se enciende la mecha del entusiasmo y nos volvemos como niños imaginando lo que está por llegar. La vida pende de una cuerda y la decisión de hacer o no hacer algo está en tus manos…


¿Y qué pasa si a uno que se suele comportar como un niño de cinco años, lo recoge en el aeropuerto una que se suele comportar como una niña de cinco años? Que la vida puede ser un auténtico musical…

jueves, 8 de junio de 2017

¿Quién es el mensajero?

¿Quién es el mensajero? Unas veces va descalzo y en pantalones cortos y otras con vaqueros. A veces lleva un regalo en su mano y otras le preparan uno tan grande que no puede sostenerlo, pero no lo pierde de vista porque sabe lo que simboliza. A veces se ríe y otras llora, o todo a la vez, las emociones se mezclan. Unas veces sentado y otras de pie. Y cuando está de pie se mueve un montón aunque él no se da ni cuenta, sorprendiéndose cuando ve las imágenes que se han grabado. En ocasiones va bien acompañado y en otras entra solo al ruedo, pero no se olvida de nombrar a la gente que forma parte de la historia. Pero, ¿quién es el mensajero? ¿Es importante saberlo? ¿Qué más da quién es ese que habla? Un punto al que abrazan o critican, a partes iguales, pero él simplemente está contando su experiencia y en eso se centra, en contar su experiencia, sin tirar cohetes ni mentir a la gente. Su verdad, esa verdad que es fruto de su experiencia. Y aprende, con su mejor intención aprende y recibe consejos para centrarse en lo que verdaderamente importa, el mensaje, teniendo muy presente la finalidad de todo esto. ¿Qué más da si piensa si lo hace bien o mal? ¿Qué más da lo que piensen los demás si él no es lo que importa? Cae al corazón y se deja llevar… ¿Y si nos olvidamos del mensajero y nos centramos en el mensaje? El mensaje es lo verdaderamente importante, que también está siendo criticado y abrazado, pues no deja indiferente a nadie…


La clave está en contar su experiencia sin identificarse ya con ella, pues la experiencia forma parte del pasado. El mensaje es lo que resultó de ella y es lo que se debe perpetuar…

martes, 6 de junio de 2017

Aversitis

Y vuelvo a titular la entrada de hoy con una palabra “rara”, pero es lo que tiene probar cosas nuevas o descubrir enfermedades que están de moda. La última tendencia es la “Aversitis” y los que la padecen no dejan de decir “a ver…”, dejando de hacer cosas porque encuentran la excusa perfecta. Esos “a ver…” te alejan cada vez más de tus sueños.


Y hoy retomo las actividades deportivas. Bueno, a ver… No, en serio, hoy vuelvo a natación. El esfuerzo merecerá la alegría y mi vehículo lo agradecerá…

lunes, 5 de junio de 2017

Aguahara

-Cae al corazón y baila con la vida-, me susurraron al oído. Y me lancé por el trampolín hasta caer al río, empezando a ser arrastrado por una corriente que salía de un lugar desconocido. No sé si era él quien me movía o era ella la que me conducía a la alegría. La primera vez me imaginé en la barriga de mi madre como si de un feto se tratara. El agua representaba el líquido anniótico y yo simplemente me movía dentro de esa cavidad protegido por mi mamá, esa madre naturaleza que me abraza con su vida. Pero la última vez me sentí libre, me dejó ser libre, no sé si él que apenas me guiaba o ella que simplemente observaba. -Él no hace nada, ella es la que sana-, también me dijeron. Risas inundadas de agua, respiraciones profundas y acompasadas, movimientos libres, sentir las caricias del agua, no saber dónde estaba...  Bailé con la vida, con el agua. Al fin y al cabo, la vida nació en el agua y la danza era una invitación para volver a nacer, una puerta al renacimiento. Sentí otra vez...



viernes, 2 de junio de 2017

¿Un kamikaze?

Eso fue lo que me dijeron hoy en el trabajo, que parecía un kamikaze porque estaba haciendo cosas a lo loco como si se me fuera a acabar la vida. Y no es la primera vez que lo insinúan...

¿Un kamikaze? Si hay algo que me entusiasma y motiva lo pondré en mi lista de prioridades, sin dejar para mañana lo que pueda hacer hoy, a pesar de los miedos. ¿Habrá vida mañana, incluso dentro de unas horas? No lo sé...


Por eso mi corazón se hincha de alegría cuando quedo con personas que vibran en la misma sintonía. Una "puta cabra", le dediqué ese piropo entre risas, porque también me reconocí en esa cabra loca a la que ahora le costaría estar encerrada en un corral. ¿Siempre quiso coger una moto? Pues alquiló una moto. Un miedo superado, un hacer algo por primera vez, un verme reflejado y celebrando el logro alcanzado. Un encuentro que elevó mi entusiasmo a la máxima potencia. ¿Un kamikaze? Un loco por vivir...
 

jueves, 1 de junio de 2017

Entre presentación y presentación

Si paseas por las calles de Zaragoza y descubres una frase que te enamora, qué menos que pararte para contemplarla: «A veces pretendo ser normal, pero me aburro y vuelvo a ser yo». O la conversación con el taxista de Madrid que me llevaba a la estación, contándome su historia de superación y afirmando que «no hay cosas imposibles sino hombres incapaces». También la frase de Salva, que decía que «quien salva una vida, salva al mundo entero», lo que en esencia quiere decir que todo acto que haces de forma desinteresada por el bienestar de una persona, con el fin de salvar su vida, no es pequeño ni insignificante, sino una obra infinita de humanidad tan valiosa como salvar al mundo. Esas frases me conectaban con el origen, recordándome mi propósito y alentándome a seguir…


miércoles, 31 de mayo de 2017

¿Qué contiene la caja?

Volver al origen, ese ha sido mi lema antes de presentar el libro en Madrid y Zaragoza. Volver al origen y no olvidarme de la finalidad de todo esto, vivir el presente y no aturdirme por futuros inciertos, confiar en la vida, dar lo que tengo y confiar en lo que venga…


Y después del viaje en el que un resfriado me está invitando a descansar y vivir los próximos días en soledad, recibo un artículo escrito por mis amigos de la Librería Centro, Tania y Salva. ¿Todo eso contenía la caja? Si tras la presentación dejo este recuerdo, ha merecido la alegría todo el esfuerzo. La caja de Ibán la quiero compartir con todos aquellos que la quieran abrir…



jueves, 25 de mayo de 2017

El aterrizaje de un helicóptero

Un tsunami que arrasa por todo o un helicóptero que se acerca a tierra para aterrizar, levantando el polvo que se encuentra a su paso. Así me siento después de haber regresado de Gran Canaria. Una parte de mí diciendo “estoy agotado, lo dejo todo” y la otra todo lo contrario, sabedora de que está haciendo aquello que quiere hacer, incluso si fuera el último día de su vida. Dudas que empequeñecen y certezas que engrandecen, reacciones inesperadas que me invitan a ver lo que debo limpiar. Decisiones que tomar, caminos por explorar, miedos… Las hélices con su fuerza levantan todo a su paso y me impiden ver con claridad, pero tengo claro lo que me gustaría hacer si hoy fuera el último día de mi existencia. Recordar la finalidad de todo esto, me centrará. Recordar que estoy vivo y que estoy aquí para experimentar, me ayudará. Recordaré que el polvo se asentará, solo debo esperar con calma y confiar. Momento de reflexión... No tengo ni idea de lo que pasará, pero agradezco lo que va a pasar...


miércoles, 24 de mayo de 2017

¡Deja de dar el coñazo!

Otra de las frases que me llevo de Gran Canaria es que «la coherencia es el camino del corazón». ¿Y quién me dio una lección de coherencia? Mi madre, no podía ser otra. El lunes la llamé y, en mi intento de alargar la conversación unos cuantos minutos para compartir con ella, quizás arrastrado por ese narrador interno que a veces me dice que casi no estoy compartiendo con ellos, con lo mucho que me cuidaron a mí (ya les dije que mi vocecita interna es muy divertida), de repente me suelta: -Bueno, deja de dar el coñazo que estoy trabajando-. Así, sin preámbulos ni nada, zanjó la charla y no pude sino reírme. Mi madre fue coherente. No podía o no quería hablar y no le importó cortar la conversación con su hijo. Es una gran maestra y la vida me dice que siga mi camino, que suelte…


martes, 23 de mayo de 2017

Lo primero es lo primero

Aunque tengo muchas anécdotas que contar tras mi visita a Gran Canaria, lo primero es lo primero, así que le doy prioridad a las siguientes presentaciones que tendrán lugar en Madrid y Zaragoza. Mi “personaje”, con el que cada vez estoy disfrutando más porque tiene un lado muy cómico además de romántico, de vez en cuando me suelta un «¡qué pesado, siempre hablando de lo mismo, vas a aburrir a la gente!», pero yo simplemente observo esa vocecita que intenta desganarme y no le hago caso. Sigo hablando de lo que me ocupa en estos momentos y si me hacen una entrevista por aquí la comparto. Si cambia la vida de una sola persona, habrá merecido la alegría. Gracias Salva y Tania porque estoy deseando llegar a Zaragoza para compartir con los maños…



lunes, 22 de mayo de 2017

Sentí

Al despegar el avión cerré los ojos y pedí a la vida sentir. Y sentí...

Sentí tan profundo e intenso que tuve la necesidad de escribir y no compartir. Expresar para ordenar lo removido y reposarlo con los más íntimos, acotar el círculo. Los Reyes Magos me están dando el regalo, pues les pedí sentir. Aún no he regresado y me pregunto si es posible superar ese umbral de sentimiento que abraza mi cuerpo. Y aprendo, espejos que me invitan a darme cuenta de los condicionamientos, consejos para dosificar ese tsunami de intensidad, no olvidarme que la coherencia es esencial... A jugar, Ibán, esto es un juego donde ser tu mismo es la clave del éxito. Todo lo experimentado este fin de semana me ha aportado tanta vida que ha merecido la alegría venir. Pedí a la vida sentir. Y sentí...

 

 

jueves, 18 de mayo de 2017

A pesar de haber pasado el tiempo...

Textos que escribí hace ya algunos años, pero que a pesar de haber pasado el tiempo a día de hoy me siguen representando, pudiendo transcribir cada una de sus palabras para describir este presente que respiro y saboreo. Hoy en la mañana me topé con él y por aquí lo dejo…

«Ya van 100 entradas, artículos o posts en este blog, nada más y nada menos que 100. La verdad es que, como todo en la vida, uno sabe a ciencia cierta cuándo empieza pero no cuándo acaba. Sé que inauguré el blog el 24 de septiembre del año pasado, pero no sé cuánta vida tendrá, ni siquiera me aventuro a predecirlo; sólo sé que hoy es la entrada número 100 y me sorprende y congratula poder anunciarlo, porque tampoco me imaginé llegar tan lejos, lo que no quiere decir que pensara lo contrario, sino que simplemente me ponía a escribir sin marcarme metas y objetivos en lo referente al blog. Se trata de vivir el presente y dejar de preocuparse por el futuro, muchas veces incierto…

Y por eso, porque quiero vivir el presente, hoy celebro que estoy completando mi entrada número 100, un número redondo. A veces echo la vista atrás y me pongo a leer entradas escritas anteriormente... y me sorprende que haya sido capaz de escribirlas yo mismo. A veces me emociono, a veces río y a veces hasta lloro solo por recordar algunas entradas… y a veces, muchas veces, pienso que mi vida es distinta gracias a este blog…

Hace unos días, cuando estuve en Famara con los pies bajo el agua, me vino a la cabeza que con el blog también “me estaba mojando”, que en cierta forma me estaba desnudando ante todos aquellos que me leen, porque he compartido muchos de mis sentimientos o pensamientos vividos a lo largo de esta travesía, he compartido todo lo aprendido, he plasmado todos mis miedos e ilusiones prácticamente a la misma vez que las sentía, o pocos días después, con el tiempo justo de procesar esas emociones y transmitirlas en palabras…

Y hoy, después de 100 entradas, sigo diciendo que quiero seguir viviendo con la mayor intensidad del mundo…»


Esto fue lo que escribí un 6 de mayo de 2013 y, a pesar de haber pasado el tiempo, me representa, solo que hoy no es la entrada número 100 sino la 826, pero todo lo demás sigue siendo igual, sobre todo el final: quiero seguir viviendo con la mayor intensidad del mundo, ávido de nuevas experiencias…

martes, 16 de mayo de 2017

A pesar de los cortes, se escucha bien

Tuve que salir del coche y agacharme junto a las ruedas para protegerme de las ráfagas del viento. Y al rato más de lo mismo, con lo que probé a entrar en el coche otra vez, buscando una nueva ubicación hasta que no hubiera interferencias y pudiera seguir compartiendo. Es la entrevista telefónica más accidentada que he hecho hasta el momento, pero a pesar de los cortes, se escucha bien. Una risa moverme de un lado a otro. Es un adelanto de lo que vamos a transmitir en Gáldar, aunque esta vez espero que sin cortes. Quién sabe...



"Ahora voy" no existe

Esta frase que hace unos días compartieron conmigo me viene como anillo al dedo: «“Ahora voy” no existe». De repente, y digo de repente porque quizás he tomado más conciencia del tiempo, me he visto con la necesidad de planificar para que los días no se me echen encima sino que me acompañen con armonía hasta que la versión del libro en inglés sea una realidad. Así que con mis acciones estoy haciendo que los “voy a” se conviertan en “ya lo hice” o “ya está hecho”. Esa frase ha quedado tan profundamente grabada en mi corazón, que la suelo recordar con asiduidad. Simplemente me encanta porque impacta, no existe el “ahora voy”, hasta que no materialices lo que pretendes hacer, no existe nada…


domingo, 14 de mayo de 2017

Día 8: Entrenando en la playa

Hay cosas que solo se pueden vivir una vez en la vida. Y con la sensación de haber exprimido al máximo la experiencia en el desierto, iniciamos el camino de vuelta a Marrakech pasando por otros lugares como el Valle del Draa, con una extensión de más de 100 kilómetros entre Ouarzazate y las puertas del desierto, muy verde y con palmeras datileras...


Durante el viaje de vuelta el silencio era invencible sobre todo lo demás, ni las canciones que se escuchaban a través de la radio del coche lo despistaban. No sé si fruto del cansancio. En mi caso prefería callar y evocar lo vivido antes de hablar por hablar...

Y al día siguiente, como desde Marrakech hacia el sur no hay vías de tren, para llegar a Agadir tuvimos que utilizar otro medio de transporte, la guagua. Casi cuatro horas de recorrido hasta llegar al paraíso...


Y lo llamo así por el hecho de estar en un hotel junto a la playa y porque queríamos tomarnos el día para disfrutar del sol y pasear. De hecho, la playa de Agadir resultó ser un gran descubrimiento. Por su larga extensión, unos 6 kilómetros aproximadamente, me recordó a Famara, pero en realidad era un núcleo turístico como Puerto del Carmen. En vez de un macizo salvaje y natural, la playa estaba rodeada de hoteles...

Dado que la carrera en la que ya participé estaba próxima, decidí correr un poco para probar mis sensaciones y en lugar de hacerlo en el gimnasio del hotel, aproveché la playa para entrenar. Y luego para darme un refrescante baño y descansar... 


Aunque sol hubo poco, todo hay que decirlo. Pero la sorpresa fue encontrar, por fin, los famosos dulces turcos por la avenida. Por fin, porque habíamos intentado buscarlos por todo el país, pero la repostería marroquí es un tanto diferente. Era nuestro último día completo y cargamos con un amplio surtido. Al ser hechos con miel, vía libre para comerlos...