martes, 29 de noviembre de 2016

Mentalidad de lotería

Muchos pecamos de tener una mentalidad de lotería: no hacer nada y que nos toque todo. Así de fácil, como por arte de magia…


Si realmente queremos conseguir aquello que nos proponemos, es posible gracias a nuestro esfuerzo y determinación. Aunque muchos buscamos la gratificación inmediata sin pasar por el proceso, lo más importante será enamorarnos de ese proceso antes de alcanzar el objetivo. Entonces sí, la gratificación será doblemente disfrutada y merecida.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Señor Decide

La verdad es que esta semana mi coherencia ha estado a prueba de bombas, pero me siento muy satisfecho con las decisiones tomadas. Más que satisfecho, lo que siento es paz. He decidido ser coherente y ello también conlleva estar rodeado de gente que sea coherente. Cuando dices una cosa y luego terminas haciendo otra bien distinta, no eres coherente sino más bien todo lo contrario, y ver actos incoherentes en las personas que están a mi alrededor, no son sino espejos que reflejan mi propia incoherencia. Por eso decido apartarme y no participar en ciertos temas.


Ayer, qué casualidad, tras recibir un masaje relajante que me había auto-regalado, se equivocaron de apellido (o no) y me llamaron “Señor Decide”. Me vino como anillo al dedo por todo lo acontecido a lo largo de la semana. Decido ser coherente, que no es otra cosa que lo que piense, diga y haga vaya en la misma dirección. Me encanta la sensación de ser coherente...

viernes, 25 de noviembre de 2016

¿Cuánto te pagaron para olvidarte de tus sueños?

A veces, si no siempre, es mejor hablar claro y no andar con rodeos. Sí, paso de dar vueltas sin sentido y prefiero ir directamente al grano, coger un atajo que me lleve al quid de la cuestión sin perder tiempo, porque a veces, sencillamente, no tenemos tiempo y debemos actuar ya, aquí, ahora. Así que lanzo la pregunta: ¿Cuánto te pagaron para olvidarte de tus sueños?


Ahora solamente hay que ser valientes y honestos con nosotros mismos para responderla. Si estamos vivos, aún estamos a tiempo de cumplir nuestros sueños...

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Me olvido de los peces

Eso es lo que estoy haciendo, ordenando mis prioridades y decidiendo. Hace unas semanas me aconsejaron que apuntara en una libreta las cinco prioridades que hay en mi vida en orden de mayor a menor. Mientras las escribes, sería interesante que te respondieras con honestidad si es eso lo que realmente quieres o se supone que es lo que debes decir. A continuación, me animaron a que las decisiones que tome cada día vayan a favor de conseguir las cosas que he puesto como prioritarias. La salud, sin lugar a dudas, es mi máxima prioridad.


Y el otro día escuchamos a un niño decir a sus padres: «Tengo memoria de pez y me olvido de los peces». Nada que objetar, Señor Juez.

martes, 22 de noviembre de 2016

¡A sus órdenes!

Ya había comentado que después de la presentación me apetecía parar, para reflexionar sobre cuáles van a ser mis prioridades a partir de ahora y cómo debo enfocar las acciones para conseguirlas. Pues bien, esa parada no se ha hecho esperar, porque el domingo por la mañana me despertó un ruido procedente de la cocina y al acercarme para ver qué sucedía, me pegué un pedazo de resbalón al caminar descalzo sobre un suelo inundado de agua. El termo se había estropeado...

A pesar de ello, la risa no me abandonó, aunque ahora estoy con una contractura en el cuello y con la certeza de que debo hacer reposo. Si tenía alguna duda, ya se me disiparon todas con la caída. ¡A sus órdenes! Aunque ya me podría haber avisado de otro modo, digo yo, jeje.

Y sigo con el GPS bien atento. Ante las decisiones que debemos tomar, si se te expande el corazón, estás tomando la decisión adecuada. Si se te contrae el mismo, es que no estás siendo coherente. Al final todo es un auténtico regalo, porque cancelas eventos para seguir en reposo, ese mismo que te pide el cuerpo. 


lunes, 21 de noviembre de 2016

Así fue...

El libro pasó a un segundo plano, pues lo vital era transmitir el mensaje de ver la enfermedad como una oportunidad, darle la vuelta a la adversidad. Y parece que caló, pues muchos salieron del teatro con esperanzas renovadas y ganas de abrir el regalo.



Y cumplí el sueño de celebrar mi sanación en el teatro rodeado de toda la gente que quiso estar a mi lado. Aquí no importa quién es el mensajero, de hecho fuimos varios los que aunamos nuestras energías para reforzar lo que queríamos transmitir. Un encuentro de almas, como diría mi emocionada amiga Jezabel.



Emoción, puros sentimientos que tuvieron lugar en tan corto espacio de tiempo. Llanto, risa, risa y llanto. Todos entremezclados y en la medida perfecta para equilibrar la receta. No puedo sentirme más afortunado por tenerlos a mi lado...





viernes, 18 de noviembre de 2016

El día ha llegado

Me despierto al alba y al instante me doy cuenta de que el día ha llegado. Intento no pensar demasiado, pero los mensajes que me llegan me lo siguen recordando, la cuenta atrás ha finalizado. Pero un curso que parece hablarme entre líneas me invita a dedicar este día a la serenidad en la que la vida quiere que esté. El día ha llegado, la luz ha llegado...

Antes de salir siempre pido que sea él el que hable, que mi corazón tome la palabra y hable, sin guión, sin pensar, sin planear, solamente que se rinda a la improvisación y hable. Hoy será un día único e irrepetible y lo quiero disfrutar como tal, sin olvidarme de que todos los días serán también así, únicos e irrepetibles. Que se haga tu voluntad...

miércoles, 16 de noviembre de 2016

¿Dónde conseguir el libro?

Según la información que me ha facilitado la editorial, se pueden conseguir ejemplares del libro "Cuando abracé la vida (un canto a la esperanza)" en las siguientes librerías:

- Librería El Puente (Lanzarote) 
- Librería Fajardo (Lanzarote)
- Librería Boulevar (Lanzarote)
- Librería Books & Papers - Centro Comercial Deiland (Lanzarote)
- Librería Tagoror (Fuerteventura)
- Librería Sinopsis (Gran Canaria)
- Librería Casa del lector (Gran Canaria)
- Librería Canaima (Gran Canaria)
- Librería Triana (Gran Canaria)
- Librería Primicia (Gran Canaria)
- Librería Agapea (Tenerife)
- Librería Lemus (Tenerife)
- Librería El Paso (Tenerife)
- Librería Petete de A Guarda (Pontevedra)
- Librería Pica Pica de Verin (Ourense)
- Librería Lual Picasso (Almería)
- Librería Bibabuk (Almería)
- Martin Librería (Badajoz)
- Universitas Edificio Presidente (Badajoz)
- Mercurio Librería (Badajoz)
- Pleyades, S.L. Librería (Cáceres)
- Todolibros (Cáceres)
- Jaime Librería, S.L. (Cádiz)
- Quorum Libros, S.L. (Cádiz)
- Luque Librería (Nueva) (Córdoba)
- La República de las Letras (Córdoba)
- Picasso Granada (Librería) (Granada)
- Teorema Librería (Granada)
- Anabel Librería (Huelva)
- Metropolis Librería (Jaén)
- Entre libros, S.L. Librería (Jaén)
- Rayuela Librería (Málaga)
- Prometeo y Proteo Librerías (Málaga)
- Luces (Luces y Luces infantil) (Málaga)
- Agapea Factory, S.A. (Málaga)
- Panella Librería (Sevilla)
- Entre líneas Librería (Sevilla)
- Acuario Librería (Sevilla)
- RM Libros de Arquitectura.com (Sevilla)
- Librería Epsilon (Barcelona)

Y sigo pendiente de recibir más información sobre las librerías de Cataluña, Valencia, Aragón, Navarra, País Vasco y Madrid, principalmente.

Por otro lado, les voy a dejar los siguientes enlaces para que consigan el libro por Internet, tanto en papel como en formato ebook:







Hace unos meses me dijeron: el éxito del libro no lo midas por el número de copias que puedas vender, sino por el número de personas a las que les puedas cambiar la vida. Hoy ya puedo decir que es todo un éxito. Gracias, gracias, gracias...

martes, 15 de noviembre de 2016

Delegando y confiando

El pasado viernes tuve un día bastante ajetreado. No es para menos, preparar la presentación del libro es lo que tiene, pero la verdad es que últimamente mi vida es mucho más sencilla y no estoy acostumbrado a hacer un montón de cosas a la vez. ¿Qué es lo que he hecho? Delegar, soltar el control de todo lo que no domino y confiar, porque confío en el gran equipo que me acompaña. Mi función será otra. Y por si fuera poco, de repente se presenta un gran espejo ante mí que me demuestra que es posible estar en paz en días como ese. ─Últimamente mis días son siempre así, simplemente me dejo fluir─, fue más o menos lo que me comentó. Entonces la enseñanza está en que no debo huir de días con tanto trajín, sino adquirir la capacidad de gestionarlos desde la paz. Y siento que lo estoy logrando, delegando y confiando.


─Tienes muchos apoyos, el libro está donde está por los apoyos que tienes. La gente te quiere mucho─, me dijo una compañera. Sí, una gran verdad. Y mientras sigo delegando y confiando, no me olvido de tener tiempo para seguir disfrutando...


lunes, 14 de noviembre de 2016

El caviar y la mierda

Hace unos días me dijeron esta frase: “Si tienes un kilo de mierda y le añades un gramo de caviar no cambia nada, pero si tienes un kilo de caviar y le añades un gramo de mierda, lo cambia todo”.


¿Y cuál es aquí la enseñanza? Si tienes proyectos y quieres que salgan adelante, no hables con gallinas que te frenen, sino con águilas que te ayuden a prosperar. Aunque solo tengas una gallina en tu vida, si le haces caso, no lograrás aquello que quieres alcanzar.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

En vivo y en directo

Llegas al local, alguien te pregunta si eres Ibán y al contestarle que sí, te colocan un micrófono y te piden que esperes en el pasillo hasta que te llamen para la entrevista. Y mientras esperas, a través de las pantallas puedes ver que el programa ya está en antena. «¡Saldrás en directo! ¡A ver lo que dices!», me susurra un pensamiento. «Pues lo que me salga, supongo», me digo a mí mismo.


Por fin llega mi turno y entro en el plató de televisión. Me dicen que pase por detrás del sofá y me siente. Y cuando menos me lo espero, sin ni siquiera saludar previamente a la presentadora, ya está la cámara enfocándome y hablando conmigo en vivo y en directo. ¡Si esto no es improvisar, que baje Dios y lo vea! Es lanzarte a cosas totalmente nuevas. Aunque una pequeña parte de mí tiembla de emoción y miedos por lo desconocido, al resto le encanta la experiencia de no controlar absolutamente nada. Simplemente disfrutar con lo que venga…

martes, 8 de noviembre de 2016

Rendirse a la vida

A veces no nos queda otra que rendirnos a la vida, cerrar los ojos suavemente y agarrarnos a la certeza de que queremos seguir viviendo con todas nuestras fuerzas. Enraizarnos en la tierra para no despegarnos y confiando ciegamente en que sea lo que sea será para nuestro máximo beneficio. Queremos vivir, ese es nuestro lema, pero no para luchar sino para aprender y disfrutar con todo lo que llegue. Queremos vivir…


Sí, esto va también por ti, mi querida Anabel, que sé que siempre estás pendiente de lo que escribo porque te hace vivir, naciendo en ti un sentimiento de paz. No hay lucha, solo aceptación y ganas de vivir. Gracias por las lecciones que nos das…

lunes, 7 de noviembre de 2016

Los enemigos del amor y la felicidad

¿Cuál es el mayor enemigo de la felicidad? ¿Y del amor? Jorge Bucay lo tiene claro al responder que «hay varios, pero te voy a decir tres: el miedo, la vergüenza y la culpa. Es decir, todo aquello que evita que seas quien eres». No me voy a extender más, ¿para qué si está bastante claro?


viernes, 4 de noviembre de 2016

Cerrando el viaje: de la pobreza a la riqueza

Me han pasado tantas cosas durante el último mes, que he tardado muchísimo en contar la experiencia de mi viaje por Malasia y Singapur, pero por fin hoy cierro este capítulo.

Últimos días (del 29 de septiembre al 2 de octubre de 2016)

Después de tres días en condiciones un tanto precarias, regresamos a Mersing en busca de un hotel donde resguardarnos tras la experiencia selvática que tanto nos había marcado. Y fuimos al aparentemente mejor hotel, aquel que lucía más grande, sin tener una reserva hecha pero con la esperanza de encontrar alguna habitación disponible. Y tuvimos esa fortuna. Siempre recordaré el abrazo en el que nos fundimos mi compañera y yo al comprobar que del baño salía agua limpia y transparente. Algo tan simple como eso nos llenó de alegría. Y es que pasar de la pobreza a la riqueza y viceversa, nos llevó a valorar y agradecer en todo momento lo afortunados que éramos cuando podíamos disfrutar de elementos tan esenciales como el agua. Aunque nuestro espíritu nos llevaba a adaptarnos a cualquier circunstancia…

Y de vuelta a Kuala Lumpur, nos volvimos a quedar en un excelente hotel. Y lo que le propuse a mi compañera para que perdiera la vergüenza, lo terminé haciendo yo: bajar al desayuno en chanclas y pijama. Fue una sensación rara el sentirme observado, pero una vez te centras en ti todo lo demás carece de importancia…

Siempre recordaré Malasia como el país de las palmeras, pues cuando cogimos el avión rumbo a la escala que haríamos en Singapur, pude divisar un montón de hectáreas de terreno cubiertas de palmeras. Jamás había visto tantas. Y en el avión otra novedad, pues repartieron a los pasajeros unos bombones helados. Lo nunca visto…


Y no quiero terminar sin agradecer especialmente a mi compañera Desi, una gran amiga con la que la risa y la espontaneidad estaban aseguradas. ¡Con menuda joya me vine a juntar! Gracias por todo lo compartido, por habernos escuchado y comprendido, incluso gracias por ser mi espejo en muchos aspectos. El consejo que nos dieron fue que nos riéramos mucho. Lo hicimos, nos reímos muchísimo...


Y después de mi primera experiencia viajando de forma más o menos improvisada, y recalco lo de “más o menos” porque incluso se podría improvisar mucho más, me dio la sensación de que me puedo comer el mundo. Si voy con la mente abierta y el corazón atento, podré llegar hasta donde quiera llegar. ¿Habrá un nuevo viaje improvisado? Me encantaría…

jueves, 3 de noviembre de 2016

Gratitud 4.0

Hace unos meses escribí esto:

"He aquí los tres niveles de la gratitud:

Agradecer las cosas que actualmente forman parte de nuestra vida y complementan nuestro bienestar, por ejemplo: agradecer la salud que tenemos, la casa que nos cobija o el coche que nos lleva a cualquier lado. Agradecer que podemos caminar o que podemos ver y escuchar. Se trata de dar las gracias por esas cosas que solemos pasar por alto, pero que son importantísimas y las echaríamos de menos si no las tuviéramos (Gratitud 1.0).

Agradecer todo aquello que nos pasa, aunque aparentemente sea malo, porque confiamos en que será para nuestro máximo beneficio (Gratitud 2.0). ¡Cuánta resistencia tenemos para agradecer algo que a priori no queremos! Pero con el tiempo, quizás comprendamos que fue lo mejor que podía pasarnos…

Agradecer aquello que deseamos como si ya hubiera pasado (Gratitud 3.0). Interesante, muy interesante. Así que si tienes un sueño y estás emprendiendo las acciones necesarias para conseguirlo, siente por unos minutos cómo te sentirías si ya lo hubieras logrado. Y da las gracias, siente la gratitud infinita que te embarga."

Pues ahora resulta que hay una Gratitud 4.0, lo que me demuestra que agradecer puede ser ilimitado. Y dice lo siguiente: no sé qué va a ocurrir en el futuro, pero es tan maravilloso y brutalmente fantástico, que lo voy a agradecer desde ya.

Pues la voy a poner en práctica ahora mismo: no sé qué va a ocurrir en el futuro con el libro que estoy a punto de presentar, pero será tan maravilloso y fantástico lo que va a pasar, que agradezco haber tenido esta oportunidad. Y que venga, que venga lo que tenga que venir que aquí estaré con los brazos abiertos para acogerlo.



Y aquí les dejo el booktrailer. ¡Este es el mensaje que quiero transmitir, únicamente mi experiencia! Que sea en beneficio de todos los seres sin ninguna excepción.

video

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Mi voluntad es expresar

Por un instante, pensé que me querían poner un bozal para que no pudiera hablar. Por un momento, pensé que me querían atrapar para encerrarme en una jaula y no poder volar. Y ante la mínima posibilidad de sentirme apresado salto como un potro desbocado. Ante el peligro de verme privado de libertad, una revolución interna empieza a obrar para transformar esa realidad, una realidad imaginada y no real. Nada es real. Mi voluntad es expresar lo que quiero expresar y no maquillar por miedo a no encajar, por el rechazo que pueda suscitar. Abrir mi corazón y compartir humildemente la experiencia que me hizo renacer en este mundo ilusorio que, tal vez, se podría deshacer con un simple soplo…