jueves, 19 de julio de 2018

Shalaná aión aisis

Y con esa frase salí al mar en busca de las orcas, lo que me llevó a recordar la película Liberad a Willy y ese mantra que el protagonista recita para hacer saltar a la orca y que pueda, por fin, vivir en libertad: shalaná aión aisis, aunque no sé cómo se escribirá, pero suena más o menos así, shalaná aión aisis. El caso es que casi nos perdemos las orcas porque no aparecían por ningún lado, pero mientras tanto lo compensábamos viendo focas y águilas en su hábitat salvaje, además de que el paseo en zodiac resultó de lo más entretenido porque aquello parecía más una montaña rusa acuática por el movimiento de las olas. No hace falta añadir que mi niño chico estaba "privao", loco de contento, olvidando que horas después tendría lugar la presentación, aquello para lo que se supone había venido a Vancouver...

Y de repente emergió de la superficie, blanca y negra, una de las orcas, y después otras, incluso nos deleitaron con unos saltos acrobáticos. Bello espectáculo, aunque un poco lejos, pero bello al fin y al cabo. La naturaleza nos brindó un gran regalo, una nueva experiencia que quedará para siempre guardada en mi retina...


Y ahora que estoy a una hora y media de comenzar la presentación no quiero ni pensar, para qué pensar... Será lanzarme al agua una vez más sin tener ni idea de lo que pasará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario